¿Qué valores sociales bosquesinos enseñar en las escuelas de la Amazonía rural?

publicado a la‎(s)‎ 26 jul. 2013 12:08 por Administrador Sociedad Bosquesina   [ actualizado el 19 feb. 2014 9:40 ]
J. GASCHÉ, ¿Qué valores sociales bosquesinos enseñar en las escuelas de la Amazonía rural?” Revista ISEES: Inclusión social y equidad en la Educación Superior. Santiago de Chile, Fundación Equitas. 10. 17-40

En el último decenio, en los proyectos de investigación-acción colaborativa reali-zados en el marco institucional del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP), nuestro equipo de investigadores efectuó estadías prolongadas y repetidas en las comunidades indígenas y mestizas o ribereñas (caboclas) de la Amazonía peruana1. La convivencia con los moradores en cada comunidad permitió conocerlos de forma individual y sostener un diálogo relativamente confiado, es-pontáneo y sincero, que garantizaba un alto grado de veracidad de las informacio-nes proporcionadas, las cuales, sin embargo, solían controlarse verificando varias fuentes. Las relaciones de confianza personal nos permitían asistir, casi como un comunero más, a los eventos sociales y conocer la interacción entre ellos. De esta manera, además de recoger datos según un esquema de investigación predefinido respecto a la demografía y el parentesco, las viviendas, la producción, la horticultura y las relaciones con el Estado, el equipo podía observar las conductas personales e interpersonales de esos interlocutores. Lo anterior llevó a escrutar nuestros datos sobre sus fundamentos subjetivos dentro de una situación social objetiva, obser-vable. O, dicho de otra manera, interrogarnos sobre la motivación, las acciones, las operaciones y la finalidad (Leontiev, 1984) de cada conducta y actividad y, a partir de esta manifestación social que es una conducta, atribuirle un valor social que ex-presara la motivación de la conducta, en la medida que es posible asumir que tal valor social es el fundamento subjetivo que orienta a la persona en la adopción de determinada conducta en una situación dada.

Como se aprecia, se intentó encontrar una interpretación de los valores sociales indígenas y mestizos/ribereños apoyada en la observación de hechos y justifica-da por las prácticas sociales presenciadas, más que basada en los comentarios y discursos de nuestros interlocutores, interpretados siempre en su relación con la práctica, las conductas y la situación socio-cultural.

Comparando las observaciones hechas en comunidades mestizas con las de comu-nidades indígenas fue posible advertir que hoy en día las conductas personales e in-teracciones interpersonales no difieren sustancialmente entre comuneros mestizos y comuneros indígenas, a pesar de la diversidad lingüística y, a menudo, cultural. Parece que en la actualidad las comunidades indígenas y mestizas se acercan a con-ductas sociales semejantes, que, desde luego, se sustentan en los mismos valores sociales. Esto no quiere decir que todas son idénticas e igualmente repartidas en toda la Amazonía rural, pues se aprecian variaciones locales que se pueden atribuir a historias “étnicas” diferenciadas, por lo que es posible hablar también de “socio-diversidad” amazónica. No obstante, se trata de variaciones de los mismos valores sociales genéricos que, desde luego, serían compartidos por toda la población rural amazónica (principalmente de la selva baja y alta), denominada de ahora en ade-lante en este trabajo como “sociedad bosquesina” (en Brasil, sociedade florestina). Esta abarca, entonces, tanto las comunidades indígenas, como las mestizas/ribe-reñas (caboclas), o, como se dice en Brasil, “os povos tradicionais” de la Amazonía.

¿Cuáles son estos valores sociales bosquesinos que permiten comprender la lógica de vida subjetiva de estas comunidades, es decir, la secuencia de sus conductas en sus actividades diarias que dan sentido a su vida?

Se entrega aquí solo un resumen, debido al limitado espacio disponible. Su detalle e ilustración con ejemplos observados se puede hallar la obra en dos volúmenes Sociedad bosquesina, tomo II, que debe publicarse próximamente2.

1. Las condiciones de la corresidencia y del territorio

La comunidad bosquesina es el lugar y espacio que enmarca a todos los comu-neros en las condiciones objetivas de relaciones sociales de corresidencia, paren-tesco, compadrazgo, vecindad y amistad. Esto significa que todos los comuneros están relacionados entre ellos a priori por distintos lazos sociales, formal y objeti-vamente reconocidos. Nada se dice todavía sobre los valores sociales que implican estas diversas relaciones sociales y que están arraigados en la subjetividad de los comuneros. Es en el marco de estas relaciones sociales de convivencia (corresi-dencia) que los comuneros aprovechan los recursos naturales de su territorio, de manera más intensa en las cercanías del pueblo y menos en la medida que se ale-jan del poblado, suben hacia las cabeceras de ríos y quebradas o se internan en el bosque más lejano. El territorio comunal, generalmente titulado, no es suficiente para abastecer a una comunidad. La libre disponibilidad de áreas boscosas más apartadas es indispensable para una producción bosquesina que hoy en día no solo satisface el consumo doméstico, sino también el consumo mercantil (Gasché y Vela, 2011; tomo I).

Ver en versión PDF (309 kb)