La cultura material de la "gente del centro"

publicado a la‎(s)‎ 8 ago. 2014 10:16 por Administrador Sociedad Bosquesina   [ actualizado el 4 oct. 2016 14:08 ]
Publicado en: Seifart, Frank, Doris Fagua,JürgGasché, and Juan Alvaro Echeverri (eds.). A multimedia documentation of the languagesof the People of the Center.Online publication of transcribed and translated Bora, Ocaina,Nonuya, Resígaro, and Witoto audio and video recordings with linguistic and ethnographicannotations and descriptions.Nimega: DOBES-MPI. URL http://corpus1.mpi.nl/qfs1/mediaarchive/dobes_data/Center/Info/1.2_Cultura_material.pdf.

LA CULTURA MATERIAL DE LA “GENTE DEL CENTRO”.

Por Jorge Gasché, con los aportes lingüísticos y precisiones culturales de Juan Álvaro Echeverri y Doris Fagua

 

[VERSIÓN PROVISIONAL DEL 12 DE JUNIO 2009; POR COMPLETAR]

 

En una primera parte de este esbozo caracterizamos la cultura material de la Gente del Centro en términos de la “cultura indígena”, es decir, refiriéndonos a un estado histórico hipotético y de alguna manera “reconstruido”, sin tomar en cuenta la realidad actual y “evolucionada” bajo la influencia del mercado, la educación escolar y otras instancias administrativas y financieras estatales. Tampoco consideraremos en esta primera parte las adopciones culturales provenientes de poblaciones mestizas y colonas o de otros pueblos indígenas con los que la Gente del Centro ha establecido contacto e intercambio en los últimos cien años. En una segunda parte trataremos de describir el estado presente de la cultura material.

 

Lo que sigue en lo inmediato es, desde luego, el testimonio histórico de una cultura amazónica que abarca – grosso modo – la región interfluvial entre los ríos Caquetá y Putumayo y que se puede considerar una piedra del mosaico de áreas culturales que cubría toda la Amazonía indígena antes que sus contornos y características se matizaran a consecuencia de la penetración misionera, colonizadora, comercial y administrativa de las sociedades nacionales y dominadoras.

 

1. La cultura material indígena

 

Los pueblos que abarcamos con el término de “Gente del Centro” – los Andoque, Bora, Huitoto, Miraña, Muinane, Nonuya, Ocaina y Resigaro – comparten una serie de rasgos culturales materiales que les distinguen de las áreas culturales vecinas: la de los pueblos caribe, arawak y tucano orientales al nor-este del río Caquetá, la de los tucano occidentales al norte del Caquetá y el sur-oeste del Putumayo y la de los yagua y ticuna al sur del Putumayo hacia el río Amazonas. Al mismo tiempo que nos da a observar rasgos específicos, la cultura material de la Gente del Centro puede describirse con una serie de rasgos genéricos que son propios a todos los pueblos amazónicos asentados en “tierras de altura”, que se distinguen de los que han colonizado las riberas aluviales de los ríos grandes caracterizadas por tierras fértiles y abundantes recursos acuáticos y que, bajo la presión de una mayor densidad demográfica, han elaborado una organización social más compleja. Como todos los pueblos de altura, la Gente del Centro practica la horticultura, la recolección, la caza y la pesca y elabora el conjunto de sus utensilios, vestimentas, adornos y viviendas manualmente con los recursos naturales del bosque, de la tierra y de las aguas. Con el término de “horticultura” evocamos lo que se llama también “cultivo de roza y quema”, “slash-and-burn” o “swidden agriculture” y “culture sur brûlis”. Conforme a esta técnica se tumba cada año una parcela de bosque, de preferencia primario, se deja secar la vegetación, luego se la quema y en la tierra así fertilizada se siembra los cultivos, que, en la Amazonía indígena son principalmente: yuca dulce y amarga, maíz, plátano, camote, sacha-papa y otras especies de tubérculos (Araceas, Marantaceas), todos en numerosas variedades; a estos recursos almidonáceos se añade un gran número de frutales y plantas medicinales, entre las cuales el tabaco es de distribución general.  Vinculada a la horticultura y el agotamiento progresivo de las tierras en los alrededores de las casas se observa cierta inestabilidad de la vivienda. Ésta se desplaza periódicamente – en promedio cada cinco años – a otro sitio del bosque, ya que la fertilidad de las chacras se debe más a la calidad de la vegetación parada (el bosque primario que se tumba y quema) que a la del suelo, generalmente pobre en las alturas. Se ha hablado de “semi-nomadismo” para caracterizar el modo de vida indígena amazónico. La disminución de los animales en la cercanía del hábitat humano fue avanzada como otra causa más de este fenómeno migratorio. Los asentamientos humanos son generalmente de tamaño modesto (hasta 300 personas) y dispersos en el bosque.

 

La horticultura de la Gente del Centro se caracteriza por el policultivo en manchales pluriespecíficos (Gasché 2002) y con manchales monoespecíficos de maní, tabaco y yuca dulce. La yuca venenosa (HT jusitofe, <=siempre el nombre de la planta> OC, NO, BO)mezclada con “yuca de comer” (HT maikatofe OC, NO, BO), (no venenosa) es asociada a menudo con piña (HT rosidoro, OC, NO, BO), maíz (HT bellarɨ OC, NO, BO), coca (HT jiibina, OC, NO, BO), plátano (HT oogorɨ, OC, NO, BO) barbasco (HT juiao, OC, NO, BO). Otros tubérculos más exigentes en nutrientes (camote o batata, sachapapa o ñame, ashipa, achira, daledale, etc.) se siembran en lugares con abundante ceniza o nidos de termitas terrestres quemados. Los árboles frutales están presentes, a la vez, en las chacras, y – en mayor densidad y diversidad – en la huerta que rodea la maloca. Entre ellos hay especies como el umarí (Poraqueiba sericea, HT nemona, nekana, OC num̈ooro, num̈ón, NO nemuña, BO <arbol>) – que existe en un gran número de variedades –, el macambo (Theobroma bicolor, HT mɨsena, musena, OC fohtúútyo, NO jitye'ɨ, BO), el aguacate (Persea americana, HT nomena, OC nom̈úúxo, NO nomwená) y el cashu o marañón (Anacardium occidentale, HT añana, OC añááro, NO, BO) que dan cosecha abundante después de cinco años y que sobreviven en las purmas y huertas de malocas abandonadas muchos años después del abandono del lugar, lo que indica que el desplazamiento de los asentamientos de la Gente del Centro se hacía a un ritmo más lento – tal vez cada ocho años en promedio – y que las purmas seguían siendo visitadas y limpiadas puntualmente por muchos años después de su abandono. Los frutales domésticos que producen frutos a los tres años son la uvilla (Pourouma cecropiaefolia, HT jɨrɨkona, sirikona, OC covááya, cován, NO jotsojová, BO), el caimito (Pouteria caimito, HT jifikona, OC jahfííhxo, NO fwijuuña, BO), la guaba o el guamo (Inga edulis, HT jisairai, OC jovuuhta, NO jobwiñá, BO) y el pijuayo o chontaduro (Bactris gasipaes, HT jimena, OC jamiiñ̈a, jamín, NO jimena, BO mééméhe). La papaya parece no haber sido conocida por la Gente del Centro, pues no existe nombre en sus lenguas.

 

 Ver en versión PDF